Madrid
|
16
28
Madridiario
Miércoles 1 de octubre de 2014 | actualizado a las 01:51 horas
|

La búsqueda de María Piedad continúa dos años después de su desaparición

En la madrugada del 12 de diciembre de 2010 María Piedad García Revuelta aceptó que su exnovio la acompañase hasta su casa tras cenar con unos compañeros de trabajo en Boadilla del Monte. Él apareció ahorcado tres días después y de ella nunca más se supo. Desde entonces su búsqueda no cesa.

Al cumplirse dos años de la desaparición de María Piedad, su familia, sus amigos y los vecinos de Boadilla encabezados por el Ayuntamiento, acudirán al mediodía este domingo, a un acto en el que todos pedirán a las fuerzas y cuerpos de Seguridad del Estado "que no dejen de buscar y que el caso no sea olvidado".

Así lo ha expresado a la Agencia Efe el alcalde de Boadilla, Antonio González Terol, quien ha recordado que a las 12:00 horas del domingo habrá una concentración en la céntrica Plaza de la Cruz de la localidad, en la que bajo el lema "No te olvidamos" será recordada María Piedad, de quien "sigue sin saberse nada" con el consiguiente "desasosiego" de su familia.

Una portavoz de la Guardia Civil ha dicho que "mientras no aparezca el cuerpo, en el caso de que (María Piedad) estuviese muerta, el caso no será cerrado". Según esta fuente, la Guardia Civil mantiene activa la investigación y "puesto que no hay indicios suficientes para decir que esta persona está muerta se le sigue buscando como a una desaparecida".

El alcalde ha explicado que en estos dos años transcurridos la Delegación del Gobierno, la Guardia Civil y las policías Nacional y Municipal "han estado implicadas activamente en la búsqueda de la mujer por distintas zonas".

Según González Terol, los familiares de María Piedad "conservan la esperanza de que, en el peor de los casos, puedan descansar algún día tras saber qué pasó con su hija".

Un caso sin resolver
El sábado 11 de diciembre de 2010 un grupo de trabajadores de un supermercado de Boadilla, entre ellos María Piedad y su ex novio, Javier Sánchez Toledo, con el que había roto su relación hacía un tiempo, organizó una cena navideña en un restaurante de la localidad.

Unas horas después, ya en la madrugada del domingo día 12, Javier ofreció llevar a María Piedad hasta su casa, donde ella vivía con un hijo de ambos, de ocho meses, y con otro de nueve años de una relación anterior.

Sin embargo, María Piedad no regresó nunca a casa y Javier apareció ahorcado tres días después en un paraje boscoso de San Lorenzo de El Escorial.

Desde entonces, las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado siguen todas las pistas posibles y buscan infructuosamente con todos los medios humanos y técnicos disponibles el rastro de María Piedad en vertederos, pozos, embalses, caminos o zonas verdes.